Las casas inteligentes y los ecosistemas domóticos que existen en la actualidad.

Hace unos años los sistemas de conectividad y domótica para hogar estaban solo al alcance de unos pocos privilegiados con los recursos suficientes como para instalar los diferentes sensores y equiposnecesarios para el funcionamiento de aplicaciones básicas con interfaces toscas y en ocasiones complejas de utilizar.

Afortunadamente la situación está cambiando radicalmente y en la actualidad gracias a la incorporación de pequeños fragmentos de inteligencia en los diferentes dispositivos del hogar es posible crear viviendas conectadas capaces de ofrecernos multitud de opciones. Sin embargo seguimos teniendo el problema de la fragmentación. Es decir, existen muy variadas alternativas de protocolos y marcas, muchas veces incompatibles entre sí, por lo que debemos escoger muy bien el sistema por el que vamos a seleccionar.

A continuación vamos a ir repasando las diferentes alternativas más populares, cada una con sus ventajas, inconvenientes y gama de dispositivos compatibles.

Amazon y su omnipresente Alexa

Amazon se propuso hacer de la domótica una experiencia más atractiva para el público general y parece que lo está consiguiendo gracias a sus múltiples productos y dispositivos. Comenzó con un modesto y sencillo altavoz inteligente denominado Echo pero poco a poco va extendiendo sus dominios a múltiples y diferentes ámbitos del hogar conectado.

Por razones de privacidad YouTube necesita su permiso para ser cargado
Acepto ver el contenido

Básicamente se ha centrado en dos estrategias: en primer lugar apostar por crear sus propios equipos capaces de hacer distintas funcionalidades todavía un tanto limitadas, y en segundo lugar abrir su ecosistema a terceras empresas que sean capaces de implementar una interfaz común añadiendo valor a la plataforma. Y es probablemente este último punto el que ha resultado ser la clave del éxito permitiendo el desarrollo de nuevas capacidades por parte de terceras partes e incluso la posibilidad de instalar Alexa en otros dispositivos no controlados o fabricados directamente por Amazon.

El funcionamiento básico de Alexa es muy simple. Hacemos una pregunta o damos una orden a un dispositivo compatible capaz de entendernos y éste o bien la ejecuta si puede hacerlo directamente o bien envía los comandos necesarios de forma transparente para el usuario hasta el gadget destino encargado de la tarea. De este modo podemos distinguir dos tipos de dispositivos, los que tienen Alexa integrada directamente y pueden entender nuestras órdenes, como por ejemplo los altavoces inteligentes, y los que pueden recibir comandos o “skills” de éstos y que veremos marcados con la típica etiqueta ‘Works with Amazon Alexa’.

El proceso para instalar los diferentes equipos del ecosistema comienza por comprar un dispositivo que contenga Alexa integrado (por ejemplo un altavoz Echo), para posteriormente ir agregando diferentes elementos adicionales siempre que estén instalados en la misma red local. Podemos crear grupos de dispositivos por zonas para por ejemplo encender varias luces de una habitación de una sola vez o las luces y el equipo de música,

Google Assistant, tu nuevo mayordomo virtual

Google también quería su parte del pastel y por ello en los últimos años ha ido sutilmente colando su asistente virtual Google Assistant en nuestras vidas. Primero en forma de software para terminales móviles y con limitaciones de idioma que poco a poco han ido superándose con previsiones de sobrepasar ya las más 30 lenguas. Y posteriormente como dispositivo completo para el hogar en la socorrida forma de un altavoz conectado capaz de ayudarnos en tareas básicas.

Por razones de privacidad YouTube necesita su permiso para ser cargado
Acepto ver el contenido

Fue con la llegada a partir de 2017 del Google Home original, el Home Mini y posteriormente del Home Max cuando los planes del gigante de los buscadores han ido perfilándose más allá del smartphone en dos modalidades: dispositivos con el asistente incorporado en su interior y equipos que no cuentan con él pero pueden ser manejados desde ellos, estrategia muy similar a la de Amazon.

Assistant abre así la puerta a que terceras empresas apuesten por el ecosistema de Google y lo integren en todo tipo de gadgets y complementos para el hogar como altavoces, equipos de música, televisores, bombillas y un largo etc., permitiendo además el soporte multidioma o cambio de idioma y unos ciertos toques de inteligencia artificial en la nube que se encargarán de respondernos a ciertas preguntas sencillas. Podemos preguntar sobre información del tiempo, del tráfico, consultar nuestro calendario, datos de un vuelo, eventos deportivos, pedir traducciones de una frase, entradas de un diccionario, programar tareas, etc. El asistente virtual utilizará su IA para tratar de satisfacer nuestras peticiones de forma similar a como lo hace en un smartphone de nueva generación.

Pero el punto más interesante lo encontramos en la capacidad para interactuar con equipos domóticos, electrodomésticos y dispositivos de la Internet de las cosas. Si contamos con un altavoz Google Home o con un equipo que incorpore Assistant en su interior, podremos usarlo directamente como hub o centro de control del resto de elementos conectados del hogar compatibles. Una vez detectados todos los dispositivos en la misma red podemos dar diferentes órdenes con independencia de que estén o no en la misma habitación.

Apple HomeKit

Apple no podía quedar fuera del sector de la domótica y para entrar por la puerta grande nada mejor que aprovechar su amplia base de clientes con un terminal iOS. Así nació HomeKit, la solución domótica de la marca, ofreciendo a los fabricantes la posibilidad de integrar sus productos en iOS de forma sencilla y todo controlable desde una única aplicación.

HomeKit coordina las diferentes apps que gestionan nuestros sistemas domóticos trabajando en segundo plano y haciendo que las aplicaciones se conecten entre sí para que sea posible manejarlas desde un único dispositivo, incluyendo además soporte para el asistente de voz Siri. Todo esto se hace desde el centro de control Apple Home del terminal iOS, quien se pone en contacto con los gadgets compatibles que han de tener el sello “Works with HomeKit”.

Esta interacción permite tener un listado de los equipos conectados a la red con los que podremos operar, agrupar dispositivos en diferentes localizaciones del hogar para que trabajen juntos o que estén relacionados de alguna forma y finalmente automatizar acciones y comportamientosen función de múltiples parámetros y escenarios.

Por ejemplo, podemos programar una acción que apague las luces cuando salimos de casa o una que active nuestra tele, reproductor multimedia y equipo de sonido cuando queramos ver una película. Todas ellas controlables desde el smartphone o tableta a modo de mando a distancia.

Samsung SmartThings

A diferencia de las plataformas que hemos ido viendo hasta ahora, Samsung decidió plantearse crear un nuevo ecosistema domótico basado principalmente en sus propios electrodomésticos y dispositivos evitando así tener que depender de terceras empresas (aunque poco a poco han ido abriéndose a esta posibilidad). Así surgió SmartThings, tanto integrado en algunos equipos de la marca como por medio del hub Samsung Connect Home que puso a la venta en 2017.

SmartThings surge también como evolución de la anterior aplicación para smartphones Connect que nos ayudaba a controlar los electrodomésticos del fabricante compatibles con la plataforma y que ahora ha evolucionado mejorando la gestión de todos nuestros equipos Samsung (o de terceros fabricantes y que sean compatibles) que tengamos conectados a la misma red en casa.

¿Qué podemos hacer con SmartThings? Pues lo típico de una plataforma domótica pero aplicado principalmente a electrodomésticos. Utilizando la aplicación para móviles como mando a distancia del hogar podemos encontrar dispositivos compatibles, administrarlos, ver su estado, iniciar su funcionamiento, crear modos personalizados para poder controlar fácilmente varios dispositivos con un solo comando, recibir notificaciones de los equipos o alertas dependiendo del tipo de equipo que estemos usando. Por ejemplo, podemos recibir una alerta si hay alguien en la puerta de casa o un mensaje de la lavadora cuando esté lista para que recojamos la ropa.

Sin embargo, SmartThings se encuentra todavía en minoría, resultando especialmente atractivo si somos consumidores habituales de los productos de la marca y especialmente de sus gamas de televisores alta, que podemos utilizar como interfaz de usuario convirtiéndose en el hub o cerebro principal del hogar sin necesidad de tener un equipo aparte. En cuanto al resto de electrodomésticos, las gamas más punteras de lavadoras y frigoríficos ya son compatibles la plataforma y la marca tiene intenciones de ir ampliando su catalogo.

LG SmartThinQ

Otra de las grandes marcas de electrónica de consumo que no ha querido dejar pasar la oportunidad del hogar conectado ha sido LG, cuya su solución de ecosistema domótico se ha denominado SmartThinQ y ha seguido dos estrategias: la de utilizar un dispositivo externo desde el que controlar el hogar al más puro estilo de los altavoces de Amazon o Google y la fórmula más efectiva de integrar la conectividad directamente en los electrodomésticos.

Por razones de privacidad YouTube necesita su permiso para ser cargado
Acepto ver el contenido

Para el primer caso la marca lanzó en 2016 un pequeño dispositivo con forma de cilindro que sería capaz de conectar con todos aquellos dispositivos compatibles con AllJoyn, una plataforma para la Internet de las cosas promovida por Qualcomm que acepta dispositivos Bluetooth, WiFi o Zigbee. Era una especie de hub de comunicaciones que hacía las veces de centro de operaciones para el resto de dispositivos conectados y además tenía un altavoz integrado. Sin embargo, habiendo ya más opciones en el mercado parece lógico que finalmente la opción más interesante para el consumidor pase por el control directo de sus electrodomésticos desde una misma aplicación y sin necesidad de comprar accesorios aparte.

Por ello LG ha ido incorporando a su ecosistema en los últimos dos años más de 100 dispositivos compatibles con el sello SmartThinQ (aunque no todos ellos disponibles en todos los países), incluyendo frigoríficos, cocinas, lavadoras, secadoras, aires acondicionados, purificadores de aire, aspiradoras, etc. y además ha hecho que sean compatibles con el control vocal desde Alexa y Google Home o bien directamente desde un terminal Android o iOS.